La Morfología Celular

La Morfología Celular

La célula es la estructura viva más sencilla, ya que está formada por una membrana, citoplasma y material genético (ADN).

Es capaz de desarrollar tres funciones vitales, que son: nutrición, relación y reproducción.

Una célula es la unidad estructural y funcional de los seres vivos.

Pueden ser procariotas, si su ADN se encuentra libre en el citoplasma, o eucariotas, si su ADN se encuentra en el interior de un núcleo.

Si nos centramos en la morfología celular propiamente dicha, esta se refiere esencialmente a identificar la forma, estructura y tamaño de las células.

Por ejemplo, en bacteriología, la morfología celular se refiere a la forma de las bacterias (permite diferenciar entre cocci, bacilos o espirales, por ejemplo) y también permite distinguir entre tamaños de bacterias.

Como ven, la morfología celular es esencial en la taxonomía bacteriana y en muchos otros campos científicos.

Estructura básica de la célula.

La teoría celular deja implícito que, aunque haya una gran diversidad morfológica entre células, todas ellas representan una mínima estructura básica, formada por lo siguiente:

Un envoltorio que separa o comunica la célula del exterior y que regula el intercambio con el entorno.

Se conoce como membrana plasmática y es una lámina deformable formada por una doble capa de lípidos con proteínas englobadas.

Regula el paso de sustancias químicas.

El contenido celular, que es donde se llevan a cabo todos los procesos químicos, y es lo que se conoce como citoplasma.

El citoplasma está constituido por un medio acuoso, el citosol, y por varios orgánulos celulares.

En el citosol aparece también el citoesqueleto, que da forma a la célula y facilita el desplazamiento de los orgánulos.

El material hereditario (ADN), que codifica toda la información genética.

La estructura básica del ADN es común en todos los seres vivos y se puede encontrar en el núcleo o bien disperso por el citoplasma.

Forma y tamaño de las células: morfología celular

Especialización de la célula.

Como ya hemos dicho, las células son los constituyentes básicos de todos los seres vivos, pero no todas las de un organismo son idénticas.

Cada célula se especializa en función determinada y esto a menudo ha comportado una morfología celular particular.

En el cuerpo humano encontramos células muy variadas, como por ejemplo:

  • Células esféricas (linfocitos)
  • Células estrelladas (neuronas, células óseas)
  • Células alargadas (células musculares)
  • Células flageladas (espermatozoides)
  • Células con extremos diferentes (células intestinales)

Esta especialización celular también está presente en las células de un organismo vegetal. Así, encontramos:

  • Células alargadas conductoras de savia (vasos leñosos y vasos liberianos).
  • Células prismáticas (parénquima).
  • Células con lignina (pared celular).

Vídeo: La morfología celular

Rate this post